jueves, 15 de julio de 2004

Todo queda en casa

La Empresa Municipal de la Vivienda de Gijón (sólo el nombre ya asusta) ha firmado un convenio con la Asociación Juvenil de Estudiantes.... Progresistas (¡cómo no!)

Estos últimos se dedicarán a informar y los primeros (con nuestro dinero) a repartir. Eso es trabajo en equipo, sí señor.

Y como un socialista que pide, siempre encuentra un socialista que da (lo que no es suyo, por supuesto), cualquier ocasión es buena. No solicitan que el Ayuntamiento deje de especular con el suelo; pretenden que les "cedan" algo para acudir en mejores condiciones a una entidad bancaria que el común de los ciudadanos, por el simple motivo de ser ¡jóvenes! ¿Habrán probado a solicitar un préstamo hipotecario como el común de los mortales?

Por cierto, y de paso me autopromociono, el mercado ya proporciona ayudas. Y es insultante ver a ciudadanos extranjeros ayudándose entre sí en la constitución de garantías mientras los que más fácil lo tienen no paran de llorar (y presionar) para que les den lo que no es suyo. Así es la izquierda; el inmigrante trabaja, compra piso y paga impuestos... para que los jóvenes españoles hijos de papá puedan ser subvencionados. Esa es la solidaridad que predican con tanta desvergüenza. No quieren que sus padres figuren de avalistas, porque han de ser independientes, pero les encanta "usar" el dinero que el otro papá (Estado) ha tomado coercitivamente a los demás.

4 comentarios:

Juan Fernando dijo...

Muy muy buen apunte. Saludos desde Ecuador ;)

Roberto Suárez dijo...

Gracias, Profe. ;-)

Anónimo dijo...

Excelente post Roberto. Tienes más razón que un santo...

David Lombardía.
(a ver si me registro un dia....)

Roberto Suárez dijo...

Gracias David, gurú de ese gran site ;-)