jueves, 8 de julio de 2004

De zapatos y fines culturales

Siguiendo con lo que comentábamos ayer, no puedo evitar relacionarlo con el grandioso espectáculo al que tuve ocasión de asistir el pasado martes por la noche.

Se encuentra en Gijón el Cirque Du Soleil, representando su espectáculo Saltimbanco. Tenía pensado escribir sobre ello, pero es mejor ir a disfrutarlo sin saber nada; la impresión será mayor. Os lo recomiendo vivamente.

El caso es que nada más llegar, se pueden observar, en medio de la penumbra reinante, los letreros luminosos de los patrocinadores. A su vez, hacen mención a ellos en la presentación. Y puedes verlos por doquier en la carpa anexa, donde se encuentran las diversas tiendas. Y no aparecen los organismos públicos por ninguna parte; son multinacionales. Y estos artistas, que nos ofrecen un servicio sujeto a demanda, no tienen reparo alguno en que así sea.

Pero claro, aquí tenemos a nuestros propios artistas, cuyo arte nosotros, estúpidos ignorantes, no acabamos de entender, que claman por dinero robado de nuestro bolsillo para engrosar sus cuentas corrientes, mientras nos insultan. Pero, ¿cómo ellos se van a comparar con los zapatos? Ellos no pueden caer en la bajeza de buscar patrocinadores y arriesgar su dinero para ofrecer un "producto puro y duro". La cultura ha de tener un "tratamiento de expecificidad"...

Lo dicho, disfrutad de Saltimbanco; merece la pena y sólo pagas la entrada. Del resto se encargan ellos.

6 comentarios:

agados dijo...

Como te lea Rosa Conde deshereda a su hijo por "neoliberal"....

Roberto Suárez dijo...

¿Y eso? ¿Trabaja su hijo en el Cirque?

agados dijo...

Sí, actualmente creo que está en el espectáculo que hacen en Las Vegas, Zumanity.

Roberto Suárez dijo...

Vaya, vaya. Pues bien podría enseñarle a su señora madre como un artista lo es al margen de la coacción legalizada.-

Anónimo dijo...

A partir del 31 de Octubre traen a Madrid su cuarto espectáculo en España: "Dralion". ¡Imprescindible!

Roberto Suárez dijo...

¡Allí estaremos!