jueves, 1 de julio de 2004

El talante del pastor

Dejemos al margen el apoyo (porque no fue más allá de eso) de Aznar a la intervención en Irak. Y centrémonos en el debate posterior sobre la pertinencia o no de las tropas españolas allí, una vez terminado el conflicto.

Si en Irak no pintábamos nada, ¿por qué sí en Afganistán y en Haití? Si los maneras de Aznar no eran propias de un demócrata (Rubalcaba dando carnés... si es que su desvergüenza sólo es comparable a su inmoralidad), ¿por qué lo son ahora las de ZP y el bueno de Bono? Será una mera cuestión de talante; ya se sabe que no es lo mismo obviar la votación parlamentaria con una sonrisa que con un molesto bigote.

Preparemos los móviles para las convocatorias de manifestaciones. ¿O quizás se han quedado sin saldo todos los espontáneos?

Claro que la reclamación de libertad se puede aparcar si el que está al frente del Leviatán tiene el talante adecuado. Bueno, seamos justos; en realidad, ¿cuándo han reclamado verdaderamente libertad los seguidores del talantoso ZP? Lo que quieren es un pastor que les guíe a ellos... ¡¡y a los que no queremos pastor alguno!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

SOY SENECA.
Sé que no es el lugara adecuado, pero es que necesito una información con carácter urgente, cuánta gente lee libertad digital, es que la sección de estadística no la entiendo, me refiero a cuántos personas la leen, me lo podrías explicar, es para un trabajo sobre prensa digital que está haciendo mí hermana, si quieres después borra el mensaje y perdona por la licencia.

Roberto Suárez dijo...

Acabo de ver tu comentario, Séneca. Y siento no poder ayudarte; desconozco los datos que me pides. Por lo demás, puedes usar este espacio con total libertad, o escribirme un correo cuando estimes oportuno. Un saludo.-