domingo, 4 de julio de 2004

La división del trabajo

El Prof. Huerta de Soto, uno de los mejores exponentes actuales de la Escuela Austriaca, y verdadero artífice del relanzamiento en nuestro país de esta corriente de pensamiento, tiene además la ventaja añadida de su claridad expositiva. Hace ahora un año que mi añorado amigo Toni Mascaró me invitó a conocer mejor la obra de quien yo consideraba entonces un academicista aburrido. Y es que la ignorancia siempre es atrevida...

Estos días hemos hablado aquí y en el foro de JJ.LL. sobre la conveniencia o no de presentarse con un programa de máximos a unas elecciones. Pues bien, en su libro Nuevos Estudios de Economía Política, el Prof. Huerta defiende una postura bastante interesante.

Básicamente él considera que debemos realizar una División del Trabajo. En primer lugar han de tenerse claros los principios del liberalismo, por lo que los profesores en la Universidad, mediante conferencias, seminarios, publicaciones, etc., han de ir debatiéndolos y dándolos a conocer. En la divulgación entrarían los denominados por el maestro Hayek como second hand dealers of ideas (periodistas, comentaristas, escritores...), creadores de úna opinión de la que luego se harán eco los políticos.

La izquierda utiliza una estrategia parecida con notable éxito desde hace mucho tiempo. Lo curioso es que han cambiado de mensaje varias veces, hasta el punto incluso de adoptar un liberalismo light en ciertos momentos y lugares. Y Federico Jiménez Losantos se propuso casi en solitario algo similar desde las páginas del ABC, desde donde fue introduciendo al liberalismo a un considerable número de militantes de la derecha tradicional. (Incluso, ocasionalmente, el Aznar de la primera legislatura se apuntó, con aquellos viernes liberales que tanta alegría nos proporcionaban.)

Y es que los políticos han de mantener un equilibrio ciertamente complicado, por muy firmes que sean los principios, como he tenido oportunidad de comprobar yo mismo en mi etapa, ya pasada, de político activo. Y lanzarse a la arena sin cerrar los flancos abiertos a la demagogia y el populismo, sería un esfuerzo baldío y contraproducente.

Pero de la curiosa clasificación de los políticos que hace el Prof. Huerta, hablaremos en otra anotación.

De momento, yo insisto en la necesaria labor divulgativa pues aún queda muchísimo camino por delante. Relajarse ahora es dejarlo todo a medias para volver a empezar. La batalla de las ideas, es fundamental. Y estamos dejando que el socialismo en todas sus variantes, cuyo mensaje es netamente inmoral e ineficiente (lo uno lleva a lo otro), nos la gane.

8 comentarios:

pelayo dijo...

Tienes razon, como casi siempre, en el tema de la divulgación. Pero has dado tambien en el problema. Como divulgas?. Los medios no les interesa algo que no vende mucho y de modo inmediato. Otro punto sería de la universidad pero, como ejemplo en Oviedo, la universidad esta burocratizada y politizada, asi que tendres solo amiguetes de los mandamases y no la gente mas competente (con excepciones por supuesto).

Asi que el trabajo es largo pero sobre todo dificil.
Saludos

Anónimo dijo...

SENECA.
Libertad digital, con sus defectos defiende la economía de mercado, sus artículos de opinión son excelentes, y por si no lo sabías roberto, recibe más visitas ya que el pais en formato digital, es alucinante, no digo que no trabajo duro que hacer pero al menos en internet los liberales se están poniendo las pilas.
Roberto, qué sabes de garrigues walker, dicen que era liberal y que suarez lo marginó, me gustaría conseguir más información sobre él.

Anónimo dijo...

SENECA.
Roberto qué te parece la labor de huerta de soto, está consiguiendo adeptos, sus libros qué tal están.

Roberto Suárez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Suárez dijo...

Pelayo, en la propia anotación está la respuesta: División del trabajo. Es difícil, pero miremos lo que se ha mejorado en unos años. El Prof. Huerta ha conseguido revitalizar el paradigma austriaco, con paciencia y sin desfallecer. Y ya hay unos cuantos que continúan su labor. LD, como bien dice Séneca el terrible, desempeña una gran función, hasta el punto de conseguir ser el periódico digital es español más visitado. Bien es cierto que andan más moderaditos que en sus inicios, pero bueno. Internet está haciendo estragos... Vamos, que no hay que desfallecer. Somos pocos, pero tenemos razón ;)

Roberto Suárez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Suárez dijo...

Séneca, sabía lo que comentas de LD, pero no las cifras concretas que me pedías. Espero que ya lo hayas averiguado. En cualquier caso, LD ha moderado su discurso liberal, pero a cambio sigue incrementando su influencia y número de articulistas, a la par que despertando el interés por el pensamiento liberal. Genial, pues.

Sobre Garrigues, supongo que te refieres a Joaquín, que fue ministro de Obras Pública y Adjunto a la Presidencia con Adolfo Suárez. Tengo muy buena opinión suya, pero supongo que es más sentimental que racional, por lo que pudo ser si la muerte no hubiese llamado a su puerta. Eso ocurrió cuando yo apenas tenía nueve años, con lo que todo lo que de él sé (que no es mucho) proviene de terceras personas. En el libro Pretorianos, de Enrique de Diego, se habla de él. LD ha publicado esto. Observarás ahí pinceladas divertidísimas de su talento y grandeza. Unión Editorial tiene también un libro suyo, Una Política para España, aunque no sé si aún catalogado.

De su hermano Antonio, interviniente en aquella operación Reformista con Roca en la que colaboró FJL, no tengo tan buena opinión. Me parece un liberal marañoniano. Vamos, mucho talante y pocos fundamentos.

Su padre, Antonio se llamaba también, fue diplomático y creo que ministro de Justicia en el gobierno monárquico.

Roberto Suárez dijo...

Perdonad por el desorden y el retraso en las respuestas, pero Blogger no ha funcionado muy bien estos días.

Séneca, Me preguntabas también por el Prof. Huerta de Soto. Teniendo en cuenta que no paro de citarle, te puedes imaginar. Me parece sencillamente brillante. Su labor teórica no ofrece dudas, dado que es uno de los más reputados representantes del paradigma austriaco. A ello une una claridad en la exposición poco común y efectivamente su esfuerzo se está viendo recompensado con el surgimiento de un gran número de seguidores. No he leido todos sus libros aún, pero lo visto hasta ahora me encanta. Uno de los aspectos que más me gusta es sin duda su coordinación del iusnaturalismo de Rothbard, el utilitarismo-racionalismo de Mises y el evolucionismo del maestro Hayek.

En su página web te encontrarás numerosos artículos suyos e incluso ahora mismo tiene colgados libros enteros. Disfrútalos. Las entrevistas y el debate que vienen al final de Nuevos Estudios de Economía Política son muy interesantes. Pero lo que te recomiendo vivamente es su Curso de Economía Política; es una grabación en directo de sus clases, en la que muestra de una forma amena los fundamentos básicos de la Escuela Austriaca y comproborás su capacidad didáctica, realmente enorme. La calidad de la grabación no es muy buena por momentos, pero es asequible y muy recomendable.