miércoles, 26 de enero de 2005

Es cierto: vuelve el fascismo

O para ser más exacto, el totalitarismo de izquierdas, aunque me da lo mismo, porque lo relevante es que estamos ante la negación del individuo.

Y es que nos encontramos con que los propios policías que protegían a Bono admiten que no hubo agresión. Si no hay agresión, no hay delito. Y la noticia la enlazo del mismo periódico que ha tenido la desfachatez de publicar en portada las fotos de los concejales del PP detenidos (secuestrados sería más preciso) sin prueba alguna. Menos mal que Pedro J. es un defensor del garantismo.

Eso es propio de un Estado policial. Espero ahora que los que se llenaron la boca llamando ultraderechistas a colectivos enteros basándose en paranoicas teorías conspiratorias, califiquen en su justa medida la gravedad de lo acontecido con dos ciudadanos, cuyo único delito aparente es aparecer en una foto y ¡¡ser militantes del reaccionario PP!! Esto no se hace ni con los etarras; quizás porque tienen quien les defienda. O quizás porque ellos no crispan el ambiente con sus pistolas. O simplemente porque la calle es de la izquierda y punto.

Espero al menos que esto sirva para que el ambiente social contra el PP, claramente instrumentalizado desde "el acosado" Grupo Prisa y sus adláteres (es decir, prácticamente todos los medios de comunicación y partidos políticos en España), finalice. Porque por mucho que se intente dar la vuelta a la tortilla, hay millones de españoles aguantando estoicamente que se les trate como a perros y pueden hartarse... y cometer la osadía de votar a Rajoy en las próximas elecciones.

Por cierto, los zarandeos, aunque más típicos cuando estamos en una multidud, siguen siendo igualmente deleznables. Pero el relato del impresentable Sr. Bono ha quedado al descubierto.

5 comentarios:

Sirajoyfueraliberal dijo...

Vuelve el fascismo y vuelve para acabar con cualquier atisbo de discrepancia con el gobernante. Me está sorprendiendo positivamente la reacción de Espe que está saliendo a defender a sus militantes. Es lo q tiene q hacer, xq callar es dar x pérdida la batalla por la libertad de poder opinar diferente.

Espe está demostrando q no teme los insultos desde el PSOE, hoy Blanco la llamó lider de extremaderecha mientras continua diciendo que la situación de acoso al PP del año pasado era diferente (si era diferente xq se lanzaban cocteles-molotov). Callar es ceder. Callar es abrir la puerta para que la ausencia de libertad política que existe en las Vascongadas se extienda al resto de España. Callar ante la injustica es de cobardes.

Esta situación me recuerda al poema de Bertolt Brecht:

Primero cogieron a los comunistas,
y yo no dije nada porque yo no era un comunista.
Luego se llevaron a los judíos,
y no dije nada porque yo no era un judío.
Luego vinieron por los obreros,
y no dije nada porque no era ni obrero ni sindicalista.
Luego se metieron con los católicos,
y no dije nada porque yo era protestante.
Y cuando finalmente vinieron por mí
no quedaba nadie para protestar.

narpo dijo...

Fascismo, sí.
Porque para ser Stalinismo tendrían que haber borrado a los guardaspaldas de las fotos.

iraqfreedom dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
iraqfreedom dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Suárez dijo...

¿Qué tiene de particular que el nieto de Franco se haga socialista? No hace más que seguir la tradición...