jueves, 26 de agosto de 2004

...Y lágrimas

La RIAA, como la SGAE. Al menos, alguna sonrisa acompaña a las lágrimas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Recientemente el Tribunal Supremo ratifica la condena a J. Peñafiel y P. Cebrián por tildar de impuesto revolucionario el canon de la SGAE. Alguien tiene que velar por la propiedad intelectual, ¿no?

http://blogs.ya.com/diariodeunliberal

Roberto Suárez dijo...

¿Propiedad intelectual? No tengo yo nada claro ese asunto, Javier. Lo que no haría sería tildar de impuesto revolucionario el canon, pues si no recuerdo mal es fruto de un acuerdo voluntario entre las partes. Aunque me parece una atrocidad...