lunes, 4 de octubre de 2004

Unos y otros

Unos mejor teóricos que otros, Sr. Ugarte. Cuestión de gustos.

La diferencia es que algunos consideramos que de todos los liberales se puede aprender algo. Incluso de los que aún mantienen la idea marañoniana de que el ser liberal tiene algo que ver con el talante. Talante, por cierto, negado por su propia acción (con descalificaciones gratuitas) en tan breves líneas. Eso es coherencia.

En fin, sigamos restando y dividiendo. Es una buena estrategia para ganar la batalla de las ideas que, algunos al menos, libramos para intentar ganarla. Claro que quizás no sea la misma batalla. Porque mis aliados naturales son unos y no otros, a pesar de todo.

Será que soy un neocon, un talibán y un homófobo yo también. No sé.

9 comentarios:

jahd dijo...

Se ve que hay gente que, como buen cyberpunk, le sigue dando a las dextro-fenil-anfetaminas. Hace 20 años que se publicó Neuromante, y algunos parece que se han quedado anclados en las ensoñaciones de quinceañeros surfeando en la red, huyendo de los hombres de hielo, derribando muros de datos y esquivando el mortal hielo negro.

Neuromante siempre me ha parecido una basura. Aplicado al mundo real, peor. Aunque admito que Luz Virtual y sobre todo Burning Chrome sí me gustaron...

Daniel Rodri­guez dijo...

Lo curioso es que ahora somos unos horrendos resucitadores de las dos españas los que defendemos lo mismo que defendía Ugarte hace un año. Temo que, a él, el 11M lo ha cambiado para mal.

Roberto Suárez dijo...

Tú mejor que nadie lo sabes, Dani. Y eso es precisamente lo que más me molesta: "evolucionamos" y a despotricar contra los que mantienen un poquito de coherencia y cordura.

Anónimo dijo...

Les recomiendo que lean esto:

http://www.periodistadigital.com/boletin/object.php?o=32544

Les adelanto que, en mi opinión, el Sr. Ugarte comete errores bastante groseros en su análisis de lo que ocurrió en el Este de Europa después de la caída del muro, generalizando de manera burda y simplista. Por otro lado, el final es antológico. Dice, por ejemplo, que el nuevo liberalismo debe ser "capaz de incluir o al menos de entender no sólo la competencia sino la cooperación como motor social". Yo no soy un teórico, ni he leído mucho, pero, ¿hay algún liberal que niegue la cooperación como motor social? Negarán, digo yo, que sea forzosa mediante la coerción, pero de ahí, a negar la dimensión social del hombre...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Siento la duplicidad del mensaje. Por cierto, el autor del comentario soy yo, o sea, more.

Roberto Suárez dijo...

Yo prefiero centrarme en los procesos dinámicos de cooperación social que caracterizan al mercado y el papel que en ellos juega la función empresarial y las instituciones que hacen posible la vida en sociedad, tal y como hace quien es una referencia obligada para los liberales.

Lo demás es jerga netorreíca.

jahd dijo...

Ugarte sigue divagando en su mundo de cowboys y ciberpivas (como diría ese impagable "doctor Slump" en su crítica de juegos de la más impagable aún Gigamesh).

Lo que propone no es más que una versión hi tech de la ingeniería social. Aunque sea ingeniería de sistemas, da igual: un experimento dirigista desde no se sabe bien qué centro de poderm, aunque en apariencia abomine de tal concepto.

¿Redes u órdenes naturales? Una cosa es proponer órdenes sociales y otra dar una explicación de cómo estos pueden aparecer espontáneamente, simplemente por la naturaleza social del ser humano. Ugarte olvida esto y trata de erigirse en el mesías de una nueva religión. Pocas cosas hay más antiliberales.

Roberto Suárez dijo...

Excelente comentario, JAHD. Y muy atinado, para variar. ;)